Planes de Estudio

 

memoria de verificación del GRADO EN ARQUITECTURA. PLAN 2010

memoria de verificación del GRADO EN FUNDAMENTOS DE ARQUITECTURA. PLAN 2012 (1ª parte)

memoria de verificación del MASTER EN ARQUITECTURA. PLAN 2012 (2ª parte)

PRESENTACION DE LOS ESTUDIOS DE ARQUITECTURA VIGENTES: Grado en Fundamentos de Arquitectura + Máster en Arquitectura

OBJETIVOS DEL PLAN

El conjunto de Planes de Estudio formado por el Grado en Fundamentos de Arquitectura y el Máster en Arquitectura surgen en la coyuntura de la adaptación de la universidad española a las directivas del Espacio Europeo de Educación Superior (Bolonia) y como conclusión de un largo periodo, de más de diez años, de experimentación y reflexión de y sobre la enseñanza de la arquitectura a partir de la experiencia del Plan 1998 y sobre la base del Plan 2010 en la Escuela de Arquitectura de Sevilla.

La estructura de los estudios de arquitectura que se promueven parte de las siguientes premisas:

Transformar en profundidad la actual situación de la enseñanza de la arquitectura, mejorando su capacidad de respuesta a las cambiantes demandas que la sociedad reclama de la misma y mejorando las condiciones de servicio al estudiantado.

Reconocer el perfil de arquitecto generalista como el más adecuado para dotar al estudiante de aquellos conocimientos y habilitaciones que lo capaciten para desempeñar los distintos tipos de atribuciones para los que la legislación faculte a la profesión de arquitecto, en momentos de continuas incertidumbres y redefiniciones profesionales.

Establecer entre el estudiantado y la arquitectura relaciones profundas de simpatía, proximidad y entendimiento que faciliten desde los momentos iniciales el más fructífero desarrollo del largo y difícil proceso de docencia y aprendizaje.

Concebir la escuela como un adecuado conjunto de espacios adaptados a la funcionalidad de la compleja comunidad que la ocupará, haciendo posible que cada parte que la forma, y muy especialmente el estudiantado, reconozca en ella lugares adecuados de trabajo y vida académica.

Dotar a la Escuela de todos aquellos medios materiales, infraestructuras y tecnologías que son actualmente imprescindibles para el correcto desarrollo del plan de estudios.

Asumir el perfil de arquitecto generalista como objetivo docente implica la consideración de una enseñanza de la arquitectura atenta a sus caracteres más radicales de complejidad y transversalidad, como parte de una realidad cultural amplia y diversa y como raíz y tronco común de muy diversas posibles arquitecturas especializadas.

El Plan de Estudios del Grado en Fundamentos de Arquitectura se configura con 300 ECTS (incluidos 6 ECTS de Trabajo fin de Grado) y se estructura en cinco cursos. Este título de graduado es condición necesaria para acceder al Máster en Arquitectura que habilita para el ejercicio profesional y que está estructurado en un único curso con 60 ECTS, incluidos 30 ECTS de Proyecto Fin de Carrera. Todos los graduados en la ETSAS tienen reservada plaza para acceder a los estudios del Máster en Arquitectura en la Universidad de Sevilla.

PRINCIPIOS DOCENTES

De dicha consideración radical y transversal de la arquitectura se deducen cinco principios o ideas docentes esenciales:

La aceptación del principio de fragmentación coordinada de la enseñanza de la arquitectura, y, por tanto, de la arquitectura misma, materializado en el reconocimiento, entre otras, de las materias docentes y áreas de conocimiento, como base de la enseñanza universitaria de la arquitectura.

La concepción de la práctica arquitectónica como imprescindible síntesis operativa de todas las materias y áreas disciplinares que se consideren como partes de dicha fragmentación conceptual y docente. El instrumento de esta integración arquitectónica es el Taller de Arquitectura. El Plan consta de siete Talleres, uno por semestre, a partir del tercero.

La necesidad de una profunda iniciación básica que defina al estudiante los territorios culturales, los elementos que los forman y las figuras que los pueblan, y sobre los que desarrollará su paulatina y continua aproximación a la arquitectura. Esta iniciación disciplinar, o reflexión sobre los principios de la arquitectura, no podrá ser sino de carácter eminentemente teórico, en búsqueda de los principios comunes o recurrentes que más difícil será apreciar en la casuística de los problemas particulares. Esta fundamentación de la arquitectura se impartirá en el primero y segundo semestre a través de la presencia en ellos de todos los departamentos.

La coordinación  transversal y longitudinal de la enseñanza se realizará a través de  diversas relaciones entre programas y proyectos docentes de cada materia, con respecto a un proyecto docente común relativo al epígrafe de cada semestre, que desarrollarán equipos docentes estables.

Innovación docente. El empleo de metodologías docentes de aprendizaje activo, con una intensa relación entre objetivos, competencias, contenidos, actividades presenciales y no presenciales y evaluación, desvanece la división tradicional entre teoría y práctica. No habrá separación entre grupos de teoría y subgrupos de prácticas, aprovechándose la disponibilidad de plantilla generada por la drástica disminución de horas lectivas semanales -se pasa de 30 a 20 horas semanales de clases-, para organizar más grupos docentes de ratio reducida.

 

PLANIFICACION DOCENTE

La planificación docente del Grado se articula en coherencia con los objetivos del EEES, que promueven la transformación de un sistema de enseñanza tradicional basado en contenidos hacia un sistema basado en el desarrollo de competencias.

La materialización de este cambio implica una configuración muy sencilla y versátil, de cinco asignaturas de 6 ECTS por semestre. Un crédito europeo (ECTS) es la medida de trabajo del estudiante, que está fijada en 25 horas, de las cuales 10 son presenciales (clase con el profesor en el aula). Esto se traduce en que todas las asignaturas tienen 4 horas presenciales durante las 15 semanas del cuatrimestre, y entre 6 horas no presenciales (trabajo autónomo del estudiante).

Cada asignatura dispone de un día de la semana para organizar su docencia y poder implementar metodologías docentes que superen la mera exposición de conocimientos, y garanticen la adquisición de las competencias necesarias para el desarrollo profesional. La asignación de un día para cada asignatura está orientada a abrir el tiempo necesario, no sólo para la docencia presencial, sino también para las tutorías, y todo el amplio abanico de actividades que se programan para la docencia no presencial; visitas, seminarios, formación transversal…

En un sistema basado en clases expositivas no sería razonable promover esta concentración, pero el nuevo marco formativo plantea a los profesores un nivel de exigencia muy alto. No será suficiente que el estudiante adquiera conocimientos, sino que habrá de garantizar que alcanza la capacidad de abordar las tareas propias del campo disciplinar de la arquitectura. Esto requiere de programaciones docentes donde las actividades formativas en torno a desarrollos prácticos adquieren una mayor relevancia, siendo imprescindible que el horario pueda acoger toda su diversidad. Prácticamente todas las asignaturas funcionarán en este sistema, y las horas no presenciales de trabajo del estudiante han de programarse, debiendo tener además el apoyo adecuado en cuanto a tiempo y espacio.

Cada uno de los grupos de mañana dispone de un aula propia durante todo el curso que sólo comparte con otro grupo gemelo de la tarde. Esto facilita que los estudiantes puedan apropiarse del aula como un espacio donde trabajar y exponer los materiales en proceso de desarrollo.

La docencia basada en competencias requiere además de una intensa coordinación e integración entre asignaturas, debido a que la mayor parte de ellas han de ser entrenadas desde varias disciplinas. La coordinación entre asignaturas supone un nuevo reto en una universidad que ha venido funcionando a través de la fragmentación de los conocimientos. Para que esta nueva cultura tenga arraigo se ha dado el mismo rango de importancia a todas las asignaturas, fijando su carga docente en 6 ECTS, estableciendo un plano de igualdad para la colaboración entre profesores. Las disciplinas que requieren más tiempo tienen más asignaturas en la carrera, pero en cada semestre la dedicación a las cinco asignaturas de un estudiante estará equilibrada.

Para facilitar la coordinación de todos los profesores de un semestre y de su oferta de actividades formativas se ha prescindido de la subdivisión de grupos teóricos en grupos prácticos más reducidos, debido a que esto multiplica el número de profesores que atienden a cada grupo por la división convencionalmente realizada entre el profesor de teoría y el de práctica, lo que además multiplica el número de pruebas a las que se somete el estudiante –examen y entregas-, y dificulta que los profesores puedan centrar su atención en la formación de los estudiantes que están bajo su responsabilidad.

En este sentido la nueva organización de 14 grupos en cada curso permite a un profesor atender a un grupo de 25 estudiantes en todas las vertientes de la enseñanza, tanto teoría como práctica, tutorías, etc…, ocupándole una parte muy importante de su dedicación docente, lo que resulta, en los casos más desfavorables, en que un profesor llevará en paralelo dos grupos a lo largo del curso. Esta concentración de la docencia en pocos grupos y en pocos estudiantes, como contraposición a la experiencia anterior en la que en muchos casos los profesores tenían su dedicación docente fragmentada en múltiples grupos, facilita el cumplimiento de las nuevas exigencias del EEES donde se responsabiliza a los docentes del aprendizaje de los estudiantes. Adicionalmente esto facilita la coordinación de los equipos docentes, algo que era impracticable cuando la docencia de cada profesor estaba repartida en múltiples grupos.

En todos los cursos, excepto en el primero, habrá cuatro profesores por grupo para impartir la docencia de un semestre en las cuatro asignaturas que correspondan. Esos cuatro profesores organizarán además la docencia de la 5ª asignatura, el Taller de Arquitectura, conjuntamente con otros profesores de disciplinas que no imparten docencia en el semestre. Para facilitar que estos equipos docentes sean estables y se organicen en la medida de lo posible por afinidad, se organizan pocas variantes de horario semanal, para que no sea el factor central en la elección de los grupos. Tanto en el Taller de Arquitectura como en Proyectos –asignaturas presentes en todos los semestres-, se fijan días específicos donde puedan coincidir todos los grupos de mañana por un lado y de tarde por otro, con el fin de facilitar coordinaciones entre grupos que comparten proyectos docentes similares en el mismo curso o con líneas de coordinación en vertical en cursos diferentes.

Cada semestre de 2º a 5º se organiza en torno a una temática definida por ocho epígrafes que orientan el sentido de la propuesta de intervención del Taller de Arquitectura. La temática que marcan garantiza que el objetivo central del ejercicio es la integración de las disciplinas específicas que operan en la arquitectura. El epígrafe ha de guiar, en la medida de lo posible, el proyecto docente del resto de asignaturas del semestre, que en cualquier caso estará coordinado con las demás.

De este modo el Plan de Estudios de la ETSAS, y su planificación docente es singular debido a las ratios reducidas de los grupos, a la preocupación por dotarles de un espacio propio, a la inclusión en cada semestre de asignaturas que operan en sentido opuesto al de la fragmentación para trabajar ejercicios de la relevancia, amplitud y complejidad propias del mundo profesional, de manera cooperativa entre profesores de diferentes áreas, y finalmente, por el empeño puesto en que el curso de primero no sea un mero desfile de materias básicas, más o menos cercanas a la arquitectura, si no que funcione como un curso de introducción donde todas las disciplinas presentan al estudiante los principios que se desarrollarán en el resto de la carrera, estructurando desde el inicio un marco comprensivo de la complejidad del hecho arquitectónico.

El drástico cambio que implementan los nuevos estudios va aparejado necesariamente a un proceso de revisión y análisis semestral, donde en cada grupo, profesores y estudiantes elaboran memorias del trabajo desarrollado, recogiendo un diagnóstico del funcionamiento y los resultados junto con propuestas concretas de mejora, que son la base del trabajo de las comisiones de Calidad y de Seguimiento del Plan de Estudios, para garantizar el cumplimiento de objetivos y superar posibles disfunciones que se puedan producir.

 

SISTEMA DE EVALUACION

Con carácter general deben aplicarse sistemas de evaluación continua. La coordinación del equipo docente de profesores de cada grupo debe permitir la verificación de los objetivos de aprendizaje y competencias adquiridas por el estudiante. Esta coordinación incluirá la revisión conjunta de las calificaciones finales del estudiante en las asignaturas.

 

TALLER DE ARQUITECTURA

Cada Taller se constituirá con base a la participación equitativa de las disciplinas de Proyectos, Construcción e Instalaciones, Estructuras y Cimentaciones, Dibujo, Historia y Teoría, y Urbanismo.

Cada departamento tendrá una presencia equitativa en el Taller, con los matices que puedan derivarse de circunstancias funcionales específicas, garantizándose en todo caso la simultaneidad y la coordinación debidas. El taller tendrá por tanto una carga docente programada que permita la presencia simultánea de profesores de diferentes departamentos en las aulas.

Se fomentará la formación de equipos docentes por grupos estables. Cada equipo redactará un Proyecto Docente común para el semestre que desarrollará el epígrafe correspondiente y coordinará a los proyectos docentes de cada materia. Este proyecto planteará los objetivos globales del Taller, en coordinación con los objetivos particulares de cada materia. Los equipos docentes podrán coordinarse con otros equipos del mismo semestre y/o de diferentes cursos.

El trabajo de cada estudiante en el Taller consistirá en el desarrollo de una propuesta arquitectónica de intervención según establezca el proyecto docente. Será relevante en cuanto a la motivación del estudiante y la aproximación a la realidad del ejercicio arquitectónico; compleja en cuanto a la presencia y coordinación entre ámbitos y áreas diferentes; y amplia en cuanto a la visión de conjunto. El estudiante deberá recibir información frecuente en forma de retorno sobre su aprendizaje, que le facilite la toma de decisiones y le fomente su autonomía.

El Taller también implica una relación espacial según la cual cada estudiante tendrá un espacio propio y permanente de trabajo durante todo el semestre.

 

PERFIL DE ENTRADA DEL ALUMNO

Los estudios de Arquitectura requieren de una alta capacidad de trabajo; habilidades interpersonales para el trabajo en equipo; cualidades para la organización y la planificación; visión espacial y habilidad gráfica; capacidad de análisis y de síntesis; razonamiento crítico; interés por la cultura; motivación por la calidad; intuición mecánica; y en general, curiosidad e interés por conocer el mundo en el que habitamos en el sentido de su desarrollo histórico, de cómo se vive, cómo se construye y cómo se urbaniza el territorio, así como de tensión intelectual para intervenir con creatividad en los procesos de su transformación.

Se requiere de una disposición para el estudio, la investigación y el trabajo en campos de conocimientos muy diversos del ámbito de las humanidades, las artes plásticas, las ciencias sociales y tecnológicas, así como el desarrollo de la aptitud para trabajar desde el pensamiento de la complejidad.

 

TRABAJO FIN DE GRADO

El TFG tiene la condición de ejercicio académico original con un amplio abanico temático, al relacionarse con cualquiera de las disciplinas cursadas, como contraposición a la condición integradora de todas las disciplinas del Proyecto Fin de Carrera, que en la nueva estructura de estudios estará en el Máster.

La docencia del Trabajo Fin de Grado contará con la presencia de todas las áreas de conocimiento de la ETSA. Cada año se programará una oferta temática variada, de tal manera que cada grupo oferte un proyecto docente diferente, conducido por dos o tres profesores pertenecientes a áreas de conocimiento diferentes, con presencia simultánea de los profesores del grupo en las horas presenciales. Cada grupo podrá tener una composición diferente de áreas de conocimiento, debiendo cumplirse que la carga docente total asignada en el conjunto de grupos a cada área es equilibrada en la oferta inicial.

La proporción de horas presenciales será la mitad de la del resto de asignaturas, es decir un 20%, en coherencia con el sentido de la materia donde la actividad principal es el trabajo autónomo desarrollado por el estudiante.

La planificación docente primará la compatibilidad de horario entre los grupos de TFG y las asignaturas optativas que trabajen en líneas temáticas similares, de tal manera que sea posible ofertar grupos con módulos compuestos por optativas y el TFG integrados en una línea temática –patrimonio, sostenibilidad, paisajismo, estructuras especiales, etc…-.

 


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.